Columnista invitado
Juan Oviedo

Escritor de Villa Gesell.

Lo trivial y lo superficial en lo real


Lo trivial y superficial por lo general, son consideradas expresiones en espacios grotescos o rizomáticos, sin embargo, puedan tener una presencia superior en lugares y espacios cotidianos fuera de lo grotesco y de lo rizomático, como en un balneario costero con su clamor social pidiendo justicia ante el asesinato ahí cometido. Pero ¿por qué consideramos trivial tales pedidos?, porque los mismos no aportan nada nuevo a la instancia judicial ni tampoco posicionen una mirada crítica a considerar, sin lugar a dudas que la trivialidad presente fue mediada según acción mediática, así, una congoja, una foto, un ramo etc. Será retratado y las personas en cierne, abandonan por un instante su cotidianeidad y forme parte de algo diferente, y paradoja de por medio, instalan la trivialidad de lo no diferente en un instante creído diferente. 
Los hechos señalados formen parte de una manipulación mediática alentando y operando para que postmodernas lloronas del siglo XXI sean el marco necesario a la escenificación de lo trivial que los medios registran. Ahora, en tales sucesos podemos señalar otra característica, una superficialidad negando lo contingente, se trata de una suerte de acciones modo "reflejo condicionado", por el cual tales personas si o si deben mostrarse compungidos, solidarios, expresarse y cuanta cosa más, actuando según pautas de un coaching invisibilizado normativizando lo que se debe hacer, decir y pensar. 

¿Que estamos proponiendo con este decir?, que la trivialidad y la superficialidad se ha instalado en el asesinato del joven en Villa Gesell. 

¿Podría haber sido distinta la reacción de la gente?, tal respuesta se encuentra en "si hay o no hubo contingencia", así, si usted reacciona de una forma ante esa realidad internalizada, la masificación reactiva en una dirección, significa la negación de toda contingencia por el cual será lícito sospechar que usted, ha sido dirigido hacia un tipo de pensar con su pertinente actuar: trivial y superficial. 

Y momento para señalar algo controversial, ¿por qué no hablar de indiferencia?, la misma existe con el padecer de los wichis desnutridos, hambrientos y sufriendo por años la miseria estancada, con gobiernos bajo el relato de la justicia social, ellos le nieguen la contingencia también, porque los wichis serán los vulnerados de siempre cargando con el mismo padecer.
 
Mire, los wichis son noticias pero no son realidad, ¿nota la diferencia?, hablamos de la muerte también, en especial de sus niños, los que gobiernan hablan de desnutrición, pero los niños wichis mueren por hambre, lo que le dice que la realidad no sea algo tan palpable como la cree que es, recuerde el concepto de contingencia., lo real no son los hechos en si mismo sino en lo que los producen, y eso es la hiperrealidad o la pérdida de contacto con la realidad desde el operar insidioso e interesado de los medios sobre lo qué es lo real. 

Si señalamos a la hiperrealidad es porque tal concepto aplicado por Baudrillard respecto a lo real, nos pueda ilustrar acerca de lo trivial y lo superficial abordado, haciendo uso de dos conceptos claves de esa hiperrealidad; simulación y simulacro, pues simular "es fingir tener lo que no se tiene, enmascare una ausencia" y el simulacro "es considerar como verdadero algo que no lo es"

La hiperrealidad es creadora de la realidad y esta, desde signos y sentidos manejados mediáticamente, por ello los wichis no son reales y apenas son noticias, mientras las simulaciones y los simulacros en el pueblo, cuenten con esa masa dispuesta a generar sus pésames en toda su dimensión trivial y superficial. 

O el pseudo-modernismo de Kirby señalando los estados intelectuales de aquellos que de esa pseuda realidad participan, son los ignorantes, fanáticos y ansiosos, efectos producidos también por el intervenir mediático o visión enmarcada en una Pos posmodernidad. 

La expresión de lo real como voz de la contingencia y sus mecanismo diversos, sin lugar a dudas han quedado perimidos, pues lo real deja de lado ese "ser o no ser" donde la simulación y los simulacros anidan. 

Lo real, entonces, ¿cuan largo recorrido implica?, las pérdidas de referencia hacen posible esa hiperrealidad ante el desierto de lo real, entonces, los signos asignados manipulen para lograr estereotipos, la sensibilidad y el pedido de justicia por una muerte (el joven), y no por otras muertes (los niños wichis), posicionan lo trivial y lo superficial en lo real con verdades muertas e intereses vivos. 

Juan Oviedo

¿Querés dejar tu comentario?

Podés realizarlo desde el formulario de contacto

Formulario de Contacto

(c)2020, Todos los derechos reservados